Puede que hayas comenzado a notar más pelo en el desagüe de la ducha cada vez que te bañas o que la reducción del cabello sea una preocupación que te acompaña desde hace años. En cualquier caso, es probable que hayas considerado la cirugía de injerto capilar como una posible opción de tratamiento.

Y al contemplar esta opción, es natural que surjan muchas preguntas: ¿qué implica exactamente una cirugía de injerto capilar? ¿Cómo funcionan estos procedimientos? ¿Existe solo una única técnica para llevar a cabo este tratamiento?

Si estás evaluando la cirugía de injerto capilar como una opción para restaurar tu cabello, a continuación, te proporcionaremos información útil que te ayudará a entender el proceso. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un injerto capilar?

Un injerto capilar es un procedimiento quirúrgico en el cual se trasladan folículos pilosos de áreas de tu cuero cabelludo no afectadas por la calvicie de patrón masculino (también conocida como alopecia androgenética) hacia áreas con adelgazamiento o calvicie.

Normalmente, el cabello donante se extrae de la parte posterior del cuero cabelludo y se coloca en la parte frontal o superior, o en la zona en la que el cabello se esté debilitando. (Se le llama cabello donante aún incluso cuando este procede de tu propia cabeza).

Tipos de procedimientos de injerto capilar 

Existen dos enfoques generalmente aceptados para llevar a cabo la cirugía de injerto capilar. Estos son:

  • Extracción de unidades foliculares (FUE).
  • Trasplante de unidades foliculares (FUT).

Estos procedimientos de restauración capilar ofrecen resultados similares, aunque presentan algunas diferencias importantes. Ambos métodos implican el uso de injertos capilares. A continuación, te explicamos lo que necesitas saber sobre ellos.

¿Qué es un trasplante capilar FUE?

La FUE (Extracción de Unidades Foliculares) es la técnica más reciente en la cirugía de restauración capilar. Este método consiste en extraer unidades foliculares individuales, es decir, folículos pilosos, y trasplantarlos a una nueva zona del cuero cabelludo.

Para realizar este procedimiento, el cirujano utiliza microperforaciones, que son pequeños orificios, para extraer los folículos del cuero cabelludo. Gracias a estas microperforaciones, la FUE deja cicatrices mínimas.

La principal ventaja de la técnica FUE es que no deja una gran cicatriz lineal como las técnicas tradicionales. En su lugar, crea cientos de diminutas cicatrices que son prácticamente imperceptibles después de la cicatrización. Esto es especialmente beneficioso para las personas con cabello corto o claro.

¿Qué es un trasplante capilar FUT?

El trasplante FUT (Trasplante de Unidades Foliculares), por otro lado, consiste en extraer una tira de cuero cabelludo con cabello sano de una zona poco visible, normalmente de la parte posterior de la cabeza. Luego, esta tira se divide en pequeñas unidades foliculares que se trasplantan a las zonas con pérdida de pelo.

Una de las principales ventajas del método FUT es que los folículos trasplantados tienden a tener una mayor tasa de supervivencia en comparación con los trasplantados mediante el método FUE. Esto se debe a que los folículos se manipulan menos y permanecen más tiempo en un entorno controlado durante el proceso de trasplante.

Sin embargo, la mayor desventaja del método FUT es que deja una cicatriz lineal en el área de donde se extrajo la tira de piel. Esta cicatriz puede ser visible si se lleva el cabello muy corto o rapado, lo que podría ser un inconveniente para algunas personas que prefieren esos estilos de corte.

FUE vs FUT

La cirugía de injerto capilar con la técnica FUE puede llevar más tiempo que con la FUT, y suele ser más alternativa más adecuada para tratar zonas más pequeñas con pérdida de cabello.

Sin embargo, a excepción de las cicatrices, que en el caso del FUE son mínimas y menos visibles, especialmente si el cabello en la parte posterior del cuero cabelludo es oscuro y grueso, ambos métodos producen resultados de aspecto natural tanto en la línea de implantación del cabello como en la zona de la coronilla.

También es crucial tener en cuenta que el éxito de ambos procedimientos depende en gran medida de la habilidad y experiencia del cirujano que los realice. Por lo tanto, si estás considerando un injerto capilar, investiga cuidadosamente y elige un cirujano experimentado y calificado para asegurar los mejores resultados posibles.

¿Quién puede beneficiarse de una cirugía de injerto capilar?

Un buen candidato para la cirugía de injerto capilar es aquel que tiene:

  • Pérdida de cabello de patrón masculino.
  • Adelgazamiento general del cabello.
  • Pérdida de una parte del cabello debido a una quemadura, enfermedad o lesión.

No obstante, cabe destacar que no todos los casos de pérdida de cabello son candidatos para un injerto capilar. No serías un buen candidato si:

  • Estás completamente calvo o careces de zonas donantes.
  • Tienes cicatrices en el cuero cabelludo.
  • Experimentas pérdida de cabello como efecto secundario de una medicación.
  • Se te cae el pelo debido a una enfermedad o al estrés crónico (efluvio telógeno).

Para ayudarte a determinar si eres un buen candidato para la cirugía de injerto capilar, es importante acudir a una consulta con uno de nuestros médicos en Microcapilar Hair Clinic en Madrid. 

Durante esta cita, llevaremos a cabo una evaluación exhaustiva de tu historial médico y te brindaremos opciones de tratamiento adecuadas a tu caso específico. Además, también te explicaremos el proceso quirúrgico y los posibles riesgos y complicaciones asociados con la cirugía de injerto capilar. 

Si estás listo para dar el primer paso hacia la restauración capilar y recuperar tu confianza, no dudes en contactar con nosotros para programar una consulta. Nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte en tu camino hacia un cabello abundante y saludable. ¡Estamos deseando conocerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *