El Minoxidil es un fármaco con diferentes aplicaciones como coadyuvante en el crecimiento capilar y en la prevención de la caída del pelo. Sin embargo, se le han atribuido una serie de beneficios como la reversión de la alopecia que no son del todo ciertas. Veamos qué es el Minoxidil y cómo actúa en los folículos pilosos, así podremos aclarar algunos mitos sobre sus propiedades.

¿Qué es el Minoxidil?

El Minoxidil es, básicamente, un medicamento cuyo principal efecto es crear una vasodilatación, es decir, un aumento del diámetro de los vasos sanguíneos. En un principio, el Minoxidil se desarrolló como un medicamento para regular la hipertensión arterial. Su propósito inicial era crear una mayor irrigación de los vasos capilares para así reducir la presión arterial en las arterias de mayor tamaño.

Con el análisis de los grupos experimentales, los científicos comenzaron a notar un crecimiento de la población capilar en pacientes. Por ello, se empezó a estudiar su efecto en el crecimiento del pelo, encontrando un gran beneficio en pacientes con debilidad y caída capilar.

La acción del Minoxidil en el crecimiento capilar se debe al aumento de la irrigación sanguínea a la base de los folículos pilosos. La sangre como principal transporte de nutrientes del cuerpo, aumenta la entrega y disponibilidad de estos elementos al folículo al aumentar su flujo.

Por otro lado, el Minoxidil crea un cambio en la histoquímica capilar, alargando la duración de la fase anágena del pelo. Es decir, este fármaco estimula la duración de la fase de crecimiento capilar y por consiguiente, ralentiza la aparición de la fase telógena, o de estancamiento. Por esta razón, uno de sus efectos es un mayor crecimiento en términos temporales, lo que aporta beneficios en el desarrollo capilar.

Adicionalmente, en algunos pacientes, el Minoxidil ha sido efectivo en la estimulación de la actividad celular en folículos debilitados. Esta revigorización ha sido una de las causas de la creación del mito del Minoxidil como un “crecepelo”. 

En realidad, lo que hace el medicamento es reactivar la función de folículos debilitados mediante una mayor nutrición celular. Estos folículos aplásicos o que no crecen de manera normal, pueden estimularse y recuperar su funcionalidad.

En Microcapilar Hair Clinic hemos estudiado con detalle y rigor científico el efecto del Minoxidil aplicado en casos de debilitamiento folicular. Sus efectos a corto y largo plazo son apreciables con beneficios notables en diferentes pacientes.

Entonces ¿El Minoxidil puede revertir la pérdida capilar?

En medicina y en especial en la ciencia capilar, no existen respuestas tajantes y absolutas. Este es el caso del efecto del Minoxidil en la pérdida capilar. Es decir, antes de responder, debemos analizar dos tipos de caída capilar para comprender la acción del fármaco. 

En primer lugar, debemos comprender que la caída del pelo es un efecto secundario de una serie de trastornos de la salud capilar. La alopecia o pérdida capilar, es un trastorno multifactorial y con diferentes tipos, estadíos así como efectos.

La pérdida de pelo debida a la debilidad del folículo puede tener múltiples orígenes genéticos, nutricionales, orgánicos y ambientales. En estos casos, el folículo piloso ha perdido gradualmente su vitalidad por un déficit continuado de nutrientes. La pobre irrigación sanguínea puede causar un debilitamiento del folículo, el cuál pierde la capacidad de producir pelo y/o de sostener su peso.

Consecuentemente, el pelo frágil y sin una corteza cuticular fuerte se hace quebradizo y susceptible a caerse. Pero, en el interior del tejido, el folículo sigue activo aunque en un estado de deshidratación y desnutrición celular marcado. Este diagnóstico es posible sólo después de hacer tricotests y análisis profundos del folículo, niveles de nutrientes en sangre y otras pruebas especiales.

Sin embargo, cuando la alopecia en sus diferentes manifestaciones ha atacado al folículo piloso produciendo la muerte celular, el Minoxidil no tiene ningún efecto. En estos casos, no hay forma de recuperar la función del folículo y la única solución viable, es el injerto capilar.

¿El Minoxidil y las terapias de nutrición capilar son lo mismo? 

En términos generales, no. Es decir, el Minoxidil se produce en dos presentaciones con dos vías de administración y concentraciones diferentes. Por un lado, la presentación más común es la versión tópica en concentraciones de 2, 5 y 10% que se aplica en forma de loción o champú, directamente en el cuero cabelludo. 

Esta presentación debe administrarse bajo indicación y supervisión médica pues tiene una serie de instrucciones muy precisas. El Minoxidil, aunque suele verse como un producto cosmético, es un fármaco que no debe aplicarse de forma autónoma ni automedicarse.

La segunda forma de administración del Minoxidil es la vía subdérmica directamente en la zona afectada. Para ello, se debe hacer un diagnóstico y una valoración profunda por parte del especialista en medicina capilar. Las microinyecciones de Minoxidil pueden combinarse con otros tratamientos de nutrición capilar.

Los tratamientos de vigorización folicular combinan diferentes compuestos vitamínicos para recuperar los niveles de nutrientes perdidos. Además, están indicados para restablecer la hidratación del folículo y la permeabilidad celular para mantener la retención de agua por más tiempo.

Estos tratamientos de nutrición combinados con la vasodilatación y alargamiento de la fase anágena del pelo, completan un tratamiento integral. Los efectos de estos tratamientos son sostenibles en el tiempo con un efecto positivo tras un período de recuperación folicular.

No obstante, es fundamental comprender que la indicación de cualquier tratamiento debe venir de un especialista en medicina capilar. El uso de fármacos como el Minoxidil sin prescripción médica puede ser riesgoso para la salud. Existen una serie de contraindicaciones médicas que deben analizarse antes de usar cualquier medicamento capilar. En Microcapilar Hair Clinic estamos convencidos que la automedicación o acudir a centros no especializados puede ser inconveniente y un riesgo para tu salud.

Otros artículos del blog que podrían interesarte