Injerto De Barba

Cómo funciona un injerto de barba

El implante, injerto o trasplante de barba es un procedimiento que consiste en la extracción de folículos pilosos de una zona del paciente (generalmente la parte posterior de la cabeza) y su posterior implantación en la zona receptora (la barba), logrando así el posterior crecimiento del pelo en esta zona.

La forma más común de extracción es mediante la técnica FUE (Follicular Unit Extraction), que permite obtener los folículos uno a uno sin dejar cicatrices visibles, incluso al usar el pelo corto. Cada folículo se extrae individualmente mediante un bisturí circular menor de 0,8 mm, lo cual favorece una rápida y completa cicatrización. Una vez obtenidos los folículos, son conservados en una solución de preservación a baja temperatura hasta su implantación.

Previo a la extracción, debe realizarse el diseño de la zona receptora. Este es realizado por el cirujano en conjunto con el paciente, tomando en cuenta sus deseos y aconsejándole para obtener el mejor resultado y rendimiento de los folículos.

Una vez realizada la extracción, se realizan pequeñas incisiones (menores de 0.9mm) siguiendo el diseño previamente establecido. Posteriormente, con la ayuda de pinzas quirúrgicas de alta precisión, se implantan los injertos uno a uno hasta completar su totalidad.

No. Siempre se realiza con anestesia local y en la mayoría de los casos puede asociarse a una sedación consciente para favorecer la relajación y confort del paciente.

El pelo injertado suele comenzar a crecer a partir del cuarto mes posterior a la intervención y suele mejorar progresivamente hasta el año. El resultado del injerto de barba es permanente, ya que el pelo trasplantado no se cae.

 

Siempre que se realice adecuadamente puede lograrse una buena cobertura, con un resultado natural, en el que el pelo crece con un ángulo y dirección adecuado, y que al afeitarse no deja cicatrices evidentes.

Luego del implante se recetan antibióticos y antiinflamatorios de 5 a 7 días. Puede tomarse analgésicos en caso de molestias aunque no suele ser doloroso. La zona del implante debe mantenerse limpia y seca durante 5 días aproximadamente y no se recomienda el afeitado hasta pasados los 10 días. Puede haber rojez en la zona que suele resolverse en un par de semanas. El ejercicio físico puede reanudarse a los 15 días.  En general, la reincorporación al trabajo y demás actividades puede realizarse precozmente, luego de la primera semana.

Detalles

Resultados

Injerto de barba

Reserva tu cita gratuita y recupera tu look

Abrir chat